Type and press Enter.

Me dicen “pelo malo”

“Para verte como una princesa solo tienes que dejarme alisarte el pelo” que niña a los 6 años de edad no quiere ser una princesa. Fue como si el sol volviera a brillar solo para mí. ¡Todo un sueño hecho realidad!

Es como si la mujer perfecta existiera con unas medidas imposibles de alcanzar. ¿Acaso vivimos en un concurso de belleza dividido en dos bandos? ¿Las de pelo rizo y las de pelo lacio? ¿Qué absurdo no?  Recuerdo las miles de preguntas que mis amigas me hacían, como por ejemplo.  ¿Por qué tu pelo se ve diferente? ¿Me dejas tocarlo? Sin olvidar los días de playa o cualquier típica actividad de niños que involucrara el agua. Me sentía rarísima, como el patito feo.  Sin embargo, me acostumbre a mi nuevo pelo. Sacrificaba de todo no solo por sentirme bonita sino ser aceptada por la sociedad. ¿Qué difícil no?

Constantemente me preguntaba cómo me vería si me dejaba el pelo al natural. Solo mencionarlo parecía que había ofendido a mi abuela de la manera más dura e insensible posible. Ella deseaba que mi cabello fuera distinto, hacia lo posible porque me viera “bella” y no la juzgo sé que lo hacía con mucho amor y preocupación. Claro está, una definición de belleza totalmente distinta a la mía. No obstante, hasta cierto punto mi abuela tenía razón, llevar el pelo de la misma manera que mis compañeras si era belleza. El problema está en que es totalmente imposible ocultar la genética, somos diferentes. No nos damos cuenta de lo serio que es el asunto. La realidad es que no hay ningún problema con llevar el pelo lacio, rizo, ondulado, corto o largo.

El problema está en que ya sea por algún asunto cultural denigramos y dañamos a todo aquel que sea diferente. Solo analicemos la famosa frase “pelo malo”. ¿Acaso malo no se refiere a algo poco deseado, nocivo, perjudicial o dañino?  Claro que sí. Entonces, con qué derecho le decimos a alguien que su pelo es dañino o perjudicial. ¿Qué fuerte verdad? Palabras como estas poco a poco destruyen la autoestima de cualquier persona. ¿Acaso antes de nacer tenemos la oportunidad de decidir qué color de piel deseamos, que altura o que textura de pelo queremos? ¿Que define el pelo bueno? Hoy es momento de aceptarnos como somos, si decides pasarte la plancha o dejarlo al natural que sea porque así tú lo deseas. Es increíble que vivamos en un mundo tan adelantado pero sigamos aferrándonos a costumbres e ideas pasadas.

No podemos permitir que una chica no sea aceptada en el trabajo de sus sueños simplemente porque su pelo según el criterio de alguna persona, no es prestable o poco formal. Obligamos a las personas a no amarse a no aceptarse. ¿Con que conciencia podemos vivir si denigramos a los demás? Sería muy aburrido si todos fuéramos iguales, en la diversidad esta la belleza.

La morenita, la peli roja, la blanquita, la de pelo rizo, la de pelo lacio todas somos bellas. Amate, valórate, no permitas que nadie te denigre. Recuerda, la belleza es pura percepción. Basta ya, mientras más únicas más hermosas.

 Y como dijo Julia de Burgos… a mí me riza el viento, a mí me pinta el sol.

Por los mejores días

Leynice

Leave a Reply

Your email address will not be published.